VISITE NUESTRA PÁGINA

www.antoniosanchezjr.com

Síganos en Twitter @Tonsanjr

Estamos en Televisión Local., CANAL 11. Todos los martes y jueves, de 5:30 a 6:00 de la tarde por el Canal CNC Montería, operado por Global TV.


Una nueva Banda, la de ‘Los Clandestinos’


Por Toño Sánchez Jr.
Estas aberraciones sólo suceden en Montería. Pareciera que aquellos mandatarios que se ufanan de ser amigos de Uribe tuviesen una 'Patente de Corso' para hacer lo que les venga en gana, sin tener ningún tipo de temor o respeto por la Fiscalía o la Procuraduría. Y los medios de comunicación... anestesiados totalmente con la chequera de la alcaldía, hasta uno de Bogotá ya entró en el adormecimiento.

Después de 45 días de circo, porque pan no dieron, volvemos a escribir en este Blog. Es increíble que un pueblo como Montería, sumido en la pobreza y la miseria tenga un reinado popular de más de un mes y otro, nacional e internacional, que dura como 15 días, incluidos los que corresponden a los preparativos. Hay gente que apenas hoy está regresando a la triste realidad.

Entremos al tema. La fecha del 8 de febrero de 2010 tiene que ser recordada como el día, o mejor, como la madrugada de la infamia.

Un poco antes de las 3 de la madrugada un grupo integrado por doce sujetos, entre ellos una mujer, entraron sigilosamente a las dependencias de la Alcaldía de Montería, burlando la vigilancia policial que allí hacía guardia. Se desplazaron rápidamente hasta el tercer piso y se tomaron por asalto un recinto. Cuando la policía se percató de los misteriosos movimientos en la Alcaldía reaccionó de inmediato y se llevó una sorpresa. No eran delincuentes comunes los que habían entrado ocultamente sino que se trataba de un grupo de concejales que tenían la ‘urgencia manifiesta’ de sesionar a esa hora.

Los que penetraron de manera clandestina al concejo de Montería fueron: Daniel Márquez González, Reinaldo Peña López, Devier Acosta Pimienta, Ludys Rodríguez, Remberto Álvarez Vertel, Oscar Ramírez Rhenals, José Francisco Navarro Marrugo, Edgardo Espitia Cabrales, Nelson Rivera Perneth, Juan José González Jiménez, César Vergara y Aldrin Pinedo Sánchez.

Los concejales de esta ciudad nos tienen acostumbrados a todo tipo de tramoyas o componendas, pero esta es propia de una avezada delincuencia organizada y estatal.

Permítanme y les relato los hechos.

La Procuraduría General de la Nación emitió en noviembre de 2009 una circular unificadora que ordenaba a los concejos y asambleas a respetar la Ley de Garantías y los conminaba a abstenerse de aprobar acuerdos u ordenanzas que fueran a favorecer a aspirantes de las futuras elecciones (marzo de 2010 y presidenciales de mayo y junio).

En enero de 2010 el Alcalde de Montería convocó a sesiones extraordinarias al concejo de Montería para que le aprobaran 4 proyectos:

1. Facultades para realizar empréstitos y contratar.

2. Facultades para modificar la Ley de Intervención Económica.

3. Autorización para condonar las deudas a infractores de tránsito en un 50%-

4. Autorización para rebajar los intereses moratorios a los deudores del impuesto predial.

Todos con un tinte politiquero inocultable, ya que en marzo eran las elecciones en donde participaban su madre y su ex asistente personal.

Los concejales en un increíble e inexplicable ataque de sensatez conciertan no aprobar ningún proyecto de acuerdo para quedar en igualdad de condiciones para las elecciones del 14 de marzo, con el argumento que todos tenían a jefes políticos aspirando. Por primera vez en Montería, desde la vigencia de la Constitución de 1991, se aprobó por unanimidad el archivo de las facultades que pedía el Alcalde. Una comisión de los concejales amigos de la Administración, encabezada por Toño Ortega, se reunió con el alcalde y le manifestaron que todas las facultades se las iban a aprobar, pero después de elecciones. Los comisionados aún recuerdan la desmedida histeria en que estalló el mandatario, ante semejante explicación.

Por lo que dos semanas después, el 2 febrero de 2010, el alcalde convoca nuevamente a sesiones extraordinarias para presentar los mismos proyectos de acuerdo. Esta vez ya había hecho coalición con los del Partido Liberal, a quienes sindicó, en un reciente pasado, como la encarnación de la corrupción en esta ciudad.

Los proyectos fueron negados en la comisión de presupuesto. El día 8 de febrero vencían las facultades. Las sesiones las convocaban en la noche para no tener que estar todo el día en el concejo vigilándose los unos a los otros. Porque según el reglamento si el presidente se ausenta al baño, el vicepresidente podía aprobar un proyecto, convocar o cerrar la sesión, aún más si estaba del lado del alcalde.

Domiciano Arteaga, antes de las doce de la noche de ese 7 de febrero levanta la sesión y convoca para el día siguiente a la clausura. Todos se van aparentemente para sus residencias.

Pero los ‘Doce del Patíbulo’ deciden jugarse una última carta, se ponen de acuerdo y se van para una casa a planear el asalto.

Como es normal en el mundo de la delincuencia, los que van a asestar un golpe necesitan de un nombre rimbombante para atribuirse la acción. Como están de moda las bandas emergentes que mejor manera que bautizarlos como ‘La Banda de los Clandestinos’.

Violentan la puerta de la entrada al concejo, prenden los equipos de grabación, se asignan unos cargos y comienzan a sesionar en la clandestinidad de la madrugada del 8 de febrero de 2010. Aprueban todos los proyectos y salen muertos de la risa. Como en todo buen golpe debe de existir un botín o recompensa a repartir-

Los otros concejales llegan a la sesión que fue aprobada por Domiciano Arteaga y se encuentran con la sorpresa de las puertas del concejo están abiertas y de que ya los proyectos fueron aprobados. De todas maneras se inicia la sesión y comienza una trifulca.

En un momento dado el presidente Arteaga solicita la copia de los casetes de la sesión clandestina y es cuando el concejal Daniel Márquez sale corriendo para la sala de grabación, se los roba y baja veloz por las escaleras. Otros concejales salen en su persecución, al verse alcanzado, Márquez tira contra el suelo los casetes, los pisa y alcanza, según me afirmó Toño Ortega, a meterse a la boca parte de las cintas.

La presidencia oficia a la policía para que explique cómo entraron estas personas a la alcaldía. Y en la bitácora de la policía aparece que no entraron por las puertas que ellos vigilan. Aunque el concejal Reinaldo Peña le dijo a todos los medios de comunicación: "Entramos por la puerta principal de la Alcaldía y tenemos testigos”. ¿Será que los policías son mentirosos y alteraron la bitácora? No lo creo, pero cosas se han visto.

Todo parece indicar que ingresaron por la oficina por donde se pagan los impuestos. Esto quiere decir que alguien de la Administración participó del asalto, a lo mejor con el beneplácito del alcalde.

La discusión no está en la conveniencia o no de los proyectos sino en la manera grotesca, vulgar y, por qué no, delincuencial en que se aprobaron estos proyectos. Sin mencionar todas las irregularidades en que incurrieron, que ya están en manos de la Procuraduría y la Fiscalía, quienes el día martes 29 de junio se llevaron los procesos para Bogotá.

Creo que es hora de que los miembros de ‘La Banda de los Clandestinos’ comiencen a alistar la ‘tula’… para el equipaje, los pasajes y hoteles en Bogotá, no estoy tratando de decir otra cosa.

No contentos con su delincuencial acción, y la llamo así porque son los hampones los que se amparan en la oscuridad de la noche y la madrugada para hacer sus fechorías, ahora se dieron a la tarea de perseguir y maltratar a la concejal Olga Pretelt. Porque ella, junto a dos concejales más, denunciaron ante las autoridades los irregulares hechos. Hasta donde ha llegado la vulgaridad de estos 12 asaltantes que ni siquiera respetan a una mujer. Y Ludys Rodríguez ni por solidaridad de género defendió a su colega.

Pero es que hay personajes así como estos concejales, que son bravos es con las mujeres y con la mamá. Cuando tienen a otro hombre al frente se les va la lengua para otra parte.

Concejal Olga Pretelt, su papá ha sido un hombre íntegro y decente en la política, dio muchísimas batallas y las ganó con altura, y en las que perdió actuó con caballerosidad. Ese ejemplo es el que la debe guiar. Su decencia y cuna está por encima de estos gamines de la política monteriana. Y que hoy en día son los aliados entrañables del Alcalde de Montería, quien vociferó al lado del Ubérrimo que era el padre de la transparencia y honestidad.

Por allí anda un aviso promocional de esta alcaldía que dice: “Montería está de moda”. Moda de qué? Será de moda para el tumbe?, para el crimen?, para lo grotesco?, para lo vulgar?.

-------

PARA QUE CONSTE: Lo bueno del nuevo Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos Calderón, es que no tiene finca en Montería a donde venir cada rato. Se le acabó la romería a los y las lleva chismes e intrigas al Ubérrimo.

Follow by Email

Páginas vistas en total

Datos personales

Mi foto
Montería, Córdoba, Colombia
Periodista colombiano, autor de cuatro libros sobre temas de violencia, corrupción y narcotráfico: - Las crónicas que no me dejaban Contar, 2001 - Crónicas que da miedo contar, 2003. - Qué conste, 2005. - El hijo del ajedrecista, 2007. - VIVIR... mi ocupación favorita, 2010. - Historias que a nadie le gusta publicar, 2009.
Con la tecnología de Blogger.

Archivos del Blog

Twitter